Censorship banner.png

FAQ

From Wiki - Hipatia
Jump to: navigation, search

Movimiento por el Software Libre (Preguntas Frecuentes, FAQ)

¿Qué es el Movimiento por el Software Libre?

Es un movimiento que pretende terminar con el software propietario.

¿Qué es el software propietario?

Aquel que no es libre. Aquel que le impide a sus usuarios realizar alguna de la siguientes acciones y por lo tanto no es libre:

Conocer el software,

Usar el software,

Compartir el software,

Modificar el software y compartir estas modificaciones.

Con una de estas que no puedas hacer ya no es libre, Más preciso: http://www.gnu.org/philosophy/free-sw.es.html

¿Qué implica pertenecer?

Pensar que todo el software debe ser libre y trabajar para lograrlo.

¿Es necesario abandonar todo el software propietario para pertenecer al movimiento?

No, hay muchos casos en que una persona no puede lograr esta meta. De la misma forma que una persona puede pensar que la explotación del hombre por el hombre es mala, pero necesita trabajar con capital de otros y es explotado por este motivo, aun sin quererlo. Alguien puede verse obligado a usar software propietario sin quererlo por muchos motivos. Entonces la base para ser parte es pensar y decir "que el software debe ser libre " y trabajar dentro de tus posibilidades para que así sea.

¿Y la libertad de elección?

Así como los seres humanos no tienen hoy la libertad de esclavizar a otros, y así como muchos pensamos que no tendrían que tener la capacidad de explotar a otros, los miembros del movimiento por el software libre pensamos que los seres humanos no debieran tener la libertad de dar software a otros en condiciones no libres.

Por lo tanto el software privativo o propietario es MALO, y no debiera existir libertad de ofrecerlo. O lo que es lo mismo: el estado, la justicia y las leyes no debieran perseguir a quien no cumple las restricciones que imponen los que así pretenden distribuirlo.

¿Pero no se puede apoyar la difusión del software libre y también la del propietario?

Cada ser humano puede pensar lo que quiera sobre estos puntos, pero pertenecer al movimiento de software libre, apoyar sus ideas, implica apoyar la idea de que el software propietario es malo.

¿Y que pasa con los modelos de desarrollos abiertos como las ideas del Open Source?

A muchos nos gustan esas ideas, pero no son parte de la esencia del pensamiento del movimiento, puedes no compartirlas y ser parte. Las vemos en todo caso como una consecuencia de los postulados de la libertad. Aquí no importa la idea de que el software libre es superior técnicamente o económicamente, sino que es la única forma ética de vincularse con la tecnología.

¿Y aquellas personas a las que les gusta GNU/Linux, o Firefox, o programar y les gustan nuestras herramientas y técnicas?

Si no piensan que el software debe ser libre, no son parte. Sin duda su simpatía por el software producido en forma libre las coloca en un lugar que facilita su visualización de las ideas que conducen a construir tal software, pero hasta que no se convenzan de la necesidad para la humanidad de liberar todo el software no podrán ser parte de este movimiento universal de liberación tecnológica.

Pueden ser parte de la periferia del movimiento, participar en sus actividades. Nuestra tarea política con relación a ellos es crear conciencia sobre el verdadero objetivo del movimiento que es reemplazar todo el software propietario por libre.

Sin duda que al avanzar el proyecto, más y más gente integrará la periferia. Al crecer el núcleo, también crece la periferia y esta lo hará rápidamente, pues al producir buen software habrá cada vez más personas que les guste. Es pues, la periferia, el camino de ingreso natural al movimiento. Al crecer la periferia también existe el riesgo que ni siquiera tengan oportunidad de ver el nucleo. Este es un riesgo que hay que reducir con acciones concretas de difusión de las ideas centrales del movimiento.

¿Un software puede ser libre y propietario a la vez?

Si, la libertad es del usuario, y con la legislación actual una persona puede haber recibido un software bajo términos restrictivos y otra no. Ahora quien lo tiene en condiciones libres puede dárselo a cualquier otro. Con lo cual el software libre siempre puede difundirse con facilidad.

Las ideas del movimiento no implican la OBLIGACIÓN de dar el software sino la libertad. Por eso puede existir software libre que no este publicado. Esto es correcto porque las personas deben tener la libertad de no distribuir su software. Ahora si otra persona lo recibe también debe tener todas las 4 libertades con el mismo. Por ello en muchos casos, por ejemplo para los estados, por cuestiones de transparencia no solo todo el software debe ser libre sino también debe estar publicado. Las personas tienen derecho a cobrar dinero por su trabajo, en tal sentido nada impide cobrar por crear y distribuir software libre, pero debe tenerse en cuenta que apenas otra persona lo tiene tendrá la libertad de distribuirlo gratuitamente. Por ello en general quienes viven del software libre lo distribuyen gratuitamente y sus modelos de negocio se construyen sobre los servicios. Así la mayoría del software libre es también publicado universalmente (en Internet) bajo condiciones libres y es gratuito.

¿Y el Copyleft?

Es una clausula especial, adicional a las 4 libertades, que impide que quien recibe software libre lo redistribuya en forma propietaria. Lamentablemente no todo el software libre es además software copyleft.

En tal sentido muchos en el movimiento aspiramos a que todo el software, útil para todos, del mundo sea libre, copyleft, publicado y gratuito.

¿Qué sería el software no útil para todos?

Aquel que una persona puede hacer para sus cuestiones personales y que no tiene interés de terceros. No pensamos que las personas tengan la obligación de distribuir todo su software, pero si lo hacen, debe ser libre. Es interesante impulsar a que la gente comparta el software que ha desarrollado y que pueda ser útil a otros.

¿Qué pasa con el insulto de fundamentalista?

Los intereses contrarios a la propagación del software libre, ante la masa de personas que les gusta el software pero que no han aceptado todavía las ideas del movimiento, lanzan y propagan la acusación de "fundamentalista" al movimiento. Hay que combatir estas posiciones con política y con la verdad, dar el debate y demostrar porque las ideas centrales del movimiento son la única forma ética de relacionarse con la tecnología.

¿Las posiciones contrarias al movimiento, tienen alguna filosofía por atrás?

No, solo hay intereses. Hay personas y empresas a las que les conviene mantener el software como propietario y lanzan diversas consignas falaces, como la de la libertad de elección de lo malo, para contrarrestar al movimiento. Ya han visto que no pueden competir con la calidad del software libre ni impedir su avance, entonces intentan ahora lograr que se acepte la existencia del propietario como algo no malo, impulsando la idea de que las ideas del movimiento son fundamentalistas.

¿Es un movimiento político?

Sí obviamente, no partidario, pero si político. Aunque su metodología de trabajo principal es la de desarrollar software, la esencia del movimiento por el software libre es política.

¿Cuál es el fundamento del movimiento?

Que las personas deben ser libres con la tecnología que crean y usan. Que sus acciones con esta no pueden ser determinadas ni condicionadas por la empresas que crean las computadoras o el software. Hay un riesgo cierto de control social y personal a través del software y las maquinas por parte de las empresas que los desarrollan. Cada vez mas las acciones e interacciones humanas y procesos sociales se realizan a través de máquinas. El movimiento por el software libre lucha por mitigar este riesgo.

Más derechos para los usuarios y programadores ante el poder adquirido por las empresas con las nuevas tecnologías usando las viejas leyes de derechos de autor pensadas para libros y música.

Con los libros y las canciones los lectores reciben la obra intelectual completa, con el software propietario en cambio suelen recibir solo un subproducto de la obra intelectual, el código binario, no inteligible para los seres humanos. Solo ejecutable por una computadora. No podemos acepar que eso, que no es siquiera comprensible por humanos, sea tomado por una obra intelectual ni restringido en los mismos términos que los libros y las canciones. Equiparar a un escritor o un músico con una empresa que contrata cientos de programadores y que luego reparte una copia miles de millones de veces, que esconde el trabajo de los programadores, es un disparate y darle los mismos derechos un grave error que lleva a construir imperios y monopolios que pueden controlar todo lo que los humanos realizamos.

Desde el punto de vista económico, distribuir software por vías electrónicas es muy pero muy barato. Por lo tanto poner restricciones y costos adicionales a este manantial de riqueza es contradictorio. Es construir escasez donde hay abundancia natural. La lógica de los bienes materiales no aplica. Si te doy una manzana, no la puedo comer, si te doy una idea, la tenemos ambos. Por eso es el software libre es un ecosistema donde no impera el concepto de suma cero. Cada programador aporta uno y se lleva millones.

El ecosistema propietario en cambio construye una falsa riqueza escasa sobre la base de acumular rentas ficticias. Es un gran riesgo pues permite intercambiar valores sin costo, como las copias digitales por bienes realmente escasos. Así alguien puede apoderarse de grandes recursos reales a cambio de nada. El riesgo ecológico de estas prácticas es altísimo.

¿No seria mejor un equilibro, que exista competencia?

Hay mucha competencia entre softwares libres, prácticamente para cada necesidad hay muchas alternativas y siempre surgen nuevas. En cambio el software propietario tiende a concentrarse, solo crea monopolios. La idea de que sea bueno un equilibrio entre ambos implica que un conjunto de personas usuarias y programadores quede a merced de empresas y sin libertad. Eso no puede ser bueno. Todo el software debe ser libre.

¿Y la neutralidad tecnológica?

Otra idea falsa alineada con la libre elección de lo malo. No hay neutralidad en las tecnologías, causan profundos efectos sociales y viceversa. Esta idea es otra de las herramientas conceptuales de los adversarios del movimiento. Pretenden que los estados sean neutros y que no juzguen las bondades legales y sociales de la libre distribución de software y que solo actúen por conceptos tecnológicos.

Sostenemos que el estado debe sostener la igualdad de todos los proveedores ante la ley, pero no que debe ignorar las cualidades sociales, económicas y legales del software al elegir que usar. Todo debe ser tendido en cuenta.


                                                                                                           Movimiento Software Libre Argentina